Historia del diccionario

La historia del diccionario

El diccionario más antiguo conocido data del año 600 a. C. Está escrito en la lengua acadia hablada en Mesopotamia por asirios y babilonios. En aquella época los diccionarios bilingües se encargaban a equipos de traductores, sabios extranjeros y locales que elaboraban listados de palabras con sus equivalencias, que escribían en tablillas de barro formando columnas.

Muchas de las tablillas halladas pertenecen a la que fue gran biblioteca de Asurbanipal, del 668 a. C., en Nínive, y son la fuente de gran parte de los conocimientos que tenemos sobre el asunto.

También los japoneses compusieron silabarios, y siglos más tarde los chinos redactaron el diccionario de Hou Chin: del año 150 a. C.

Entre los diccionarios de la Antigüedad clásica acaso el primero que se escribió y conservamos se encuentra el Léxico de las voces empleadas por Homero, o Diccionario de la lengua homérica, de Apolonio el Sofista.

Julio Pólux redactó en el 400 a. C. su Onomasticón en diez volúmenes, libro que todavía existe. Asimismo merecen destacarse el elaborado en Roma por Verrio Flaco en tiempos del emperador César Augusto, que desgraciadamente no ha llegado hasta nosotros.

También cabe distinguir la obra de Erostiano, de tiempos de Nerón, que hizo una Colección de palabras de Hipócrates. Posterior a éstos es el Diccionario etimológico, de Orión de Tebas, de mediados del siglo V. Al finalizar este artículo, tal vez te guste leer: Historia de la traducción científico-técnica.